Huaylarsh, sinónimo de Huancayo. Música y danza característica de esta tierra, cuyos pobladores, de la zona sur de la provincia y de esta "Incontrastable Ciudad de Huancayo", lo practican todo el año, incluso es considerada a nivel nacional como una de las danzas más representativas de nuestra patria conjuntamente con la marinera.

Es en el mes de febrero en que llega al éxtasis, pues desde mañana domingo de carnaval hasta el día martes, en los pueblos de: Viques, Chongos Bajo, Chupuro y Huacrapuquio, saldrán por calles y plazas los conjuntos de huaylarsh derrochando alegría y energía, con su zapateo característico.

Sin embargo, será desde el próximo jueves hasta el lunes entrante, en que se volcarán masivamente a las calles y plazas de los pueblos de: Pucará, Sapallanga, Huancán, y Huayucachi. Cientos de jóvenes y señoritas con sus correspondientes conjuntos de huaylarsh. En el anexo de Colpa, es donde concluye la temporada del huaylarsh despidiéndose hasta el próximo año. Conviene hacer una observación con respecto a los cultores de esta danza, pues encontramos que hay dos tipos: unos como "ente folk", es decir los cultores natos, y otros que la cultivan como "proyección folklórica".

Los primeros, generalmente: son, viven y bailan en el mismo pueblo. Aprendieron viendo a sus mayores, por tanto, danzan por tradición. Es raro verlos en todos los concursos, salvo en el de su pueblo, el ritmo de su música es pausada. Lo contrario ocurre con los segundos, quienes por lo general tuvieron un aprendizaje académico, por ello no es raro verlos entrenar a diario desde inicios del mes de enero, de cada año, la prioridad de estos conjuntos es participar en cuanto concurso de huaylarsh hubiera, es así que durante estos días concursan en todos los pueblos, por lo tanto están como "peregrinos", yendo de uno a otro pueblo, todos con el objetivo de ganar, priorizando así el espectáculo.

Ambos tipos de conjuntos son necesarios, mientras el primero cautela su tradición dentro de su respectivo pueblos, los segundos, motivan a que jóvenes y señoritas se interesen por la práctica de esta danza. Llegan los carnavales y con ella el viril y pujante huaylarsh wanka, por tanto a bailar se ha dicho.


Oscar Rojas De La Torre

FUENTE: CORREO